Y cúal es el origen del cupcake?

Hay un par de historias que cuentan el origen de los deliciosos cupcakes, las dos de principios del siglo XIX en Estados Unidos.

La primera cuenta que el cupcake era una torta pequeña de tipo personal cuyos ingredientes se medían en tazas y por ello el nombre de cup (taza) cake (pastel). La otra historia cuenta que esta torta personal se llamó así porque se horneaba en pequeños recipientes del tamaño de una taza, ya que no existían los moldes con los que se hornean hoy en día.

 

Sea cual sea el origen del cupcake este llegó para quedarse y deleitar no solo a los más pequeños. También a los adultos porque ofrecen diferentes opciones de rellenos y lo mejor… la decoración. Una opción muy versátil si de decorar una fiesta temática se trata.

 

Para mi su origen o realmente como lo conocí… fue gracias a la serie famosa de televisión Sex and the City donde un grupo de amigas compartían estos famosos pastelitos mientras hablaban sobre sus vidas amorosas. Tan icónico como la relación entre los donuts y los policías.  

 

Hace algunos años tuvimos la oportunidad de ir a New York. Para conocer parte de una cultura es recomendable que comas algunas de las cosas típicas de la ciudad que visitas. Me quedo corta con todo lo que puedes encontrar en esta ciudad cosmopolita… deliciosas hamburquesas (clásico americano), los hot dogs… de carrito en Central Park… realmente no nos sorprendió, el bagel… cuyo origen fue en Polonia y siempre lo relacioné con el desayuno, bastante equivocada con esta percepción porque sus rellenos pueden ser dulces o salados, de blueberries, tocino, huevo, queso, salmón y cebolla o tomate, es decir, de almuerzo y cena lo puedes disfrutar,  el famoso y delicioso New York cheesecake, los pretzel con su olor característico y finalmente y no menos importante… el cupcake.

 

Y dónde buscarlo? En la pastelería que se hizo famosa gracias a la serie de televisión Sex and the City, Magnolia Bakery. Es una de las paradas obligatorias si estás haciendo un recorrido por la ciudad. Tienen varios locales no solo en New York.

Visitamos el local que está cerca al Rockefeller Center. Tal vez fue por la hora (cerca a la hora de cierre), pero esperaba encontrar las vitrinas llenas de…por supuesto cupcakes. No había gran variedad. El local pequeño para mi expectativa. Pero eso no era lo que estábamos buscando. Primero nos deleitamos con el clásico de chocolate, dulce no empalagoso... para los que nos gusta el chocolate estaba en su punto... y apareció por primera vez el red velvet. Para nuestra sorpresa ese pastelito de color rojo y sabor a chocolate fue toda una fiesta para el paladar. Sútil e insinuante.

 

Y ha llegado para quedarse. Con una suave cobertura de queso crema es el balance perfecto para degustar su sabor. Si eres más atrevido puedes agregarle algo de licor a la receta, como una suave crema irlandesa... Majestuoso.